¿Cómo elegir el sistema de producción de huevos?

Estos son los principales factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el sistema de producción de huevos.

La densidad

La densidad se define como el número de gallinas máximo por la superficie edificada. La normativa pone los siguientes límites:

Suelo, en un solo nivel: 7-8 gallinas por metro cuadrado
Aviario, en varios niveles: 12-35 gallinas por metro cuadrado
Baterías enriquecidas: 40-60 gallinas por metro cuadrado

Alimentación

La ingesta de pienso deberá ser superior en la producción sobre el suelo y aviario, ya que las aves pueden moverse con facilidad y realizan un mayor ejercicio que las aves en jaulas.

Mano de obra

La mano de obra necesaria será mayor en la producción sobre el suelo y aviarios que la producción sobre jaulas en batería. Por ejemplo, la UTH (Unidad de Trabajo Humano), que mide el número de aves que puede llevar una persona, estaría entre 60.000 – 80.000 en las jaulas en batería mientras que en la producción en el suelo y aviarios no podría superar los 40.000.

Inversión por gallina

La inversión por gallina siempre será más elevado en el caso de la producción sobre el suelo o en aviario (sobre unos 25-35€ por ave) mientas que la producción en batería permite unos costes más reducidos (de 21-28€ por ave).

Calificación del huevo “campero”

Debemos tener en cuenta la concienciación cada vez mayor por el bienestar animal entre los consumidores. En este sentido, los sistemas de producción sobre el suelo y el aviario permiten que las aves tengan acceso a un parque exterior, con lo que sus huevos adquirirán la calificación de camperos. En cambio, esto no ocurre con la producción de huevos en jaulas en batería.